Actualidad de Impacto Coatzacoalcos

Teniente Retirado del Ejército gana la batalla más importante y vence al COVID; agradeció al personal de salud

Virginia Mejía Martínez/IIS

Coatzacoalcos, Ver.-

«Gracias a toda la gente con gran profesionalismo que trabaja en el hospital».
Con estas palabras, el Teniente de Fragata Cuerpo General especialidad Técnico en Maquinaria Electricidad y Refrigeración Retirado Benito Gabriel Toledo León, se despidió y al mismo tiempo agradeció al personal del hospital materno infantil que durante 12 días luchó para salvarlo del Covid.
Mientras salía en una silla de ruedas, sus compañeros del ejército y personal médico formaron una valla y en medio de aplausos, reconocían a quien al salvar su vida, ganaba la batalla más importante.
Y es que ahora, el teniente Benito ya sabe del infierno que viven los que padecen Covid 19, pues permaneció 12 días hospitalizado, cuatro de ellos intubado debido a la gravedad de su estado de salud.
La doctora Vianey Olivera, quién junto a dos de sus compañeras lo despidió en la puerta de salida, se dijo satisfecha de este logro.
«Por fin ha salido bien para ir a su casa, esto compensa todo pues estuvo 12 días en peligro, por eso nos gusta verlo que se va» indicó.
Lamenta que haya gente que siga sin creer en este virus, pues ella sabe que la enfermedad es difícil de controlar.
«Nos hemos llevado muchos infortunios, hay gente que parece curarse, pero recae y fallece. Somos humanos y claro que sentimos, por eso salvar una vida hace que todo valga la pena» refiere.
Pero como el virus aún no se logra descifrar pide a la población que se cuide, use cubrebocas y las medidas básicas, al menos por imitación.
«Estamos contentos porque al menos él ya se va a su casa. Nosotros aquí nos quedamos para atenderlos».
Con lágrimas y la voz quebrada por la emoción, Benito expresó su agradecimiento a todo el personal del hospital.
«Le doy las gracias al personal que es muy profesional y que salvó mi vida, me sacaron adelante cuando ya no la veía llegar» dijo.

Pero a poca distancia, una voz lo confortó con su tono amoroso: «Mi vida, qué gusto verte mi vida. Gracias a Dios vas a estar mejor, gracias a Dios». Era su esposa que lo esperaba para regresar juntos a su hogar.
Mientras se abrazaban y lloraban, la señora agradeció al personal médico y las enfermeras que atendieron a su esposo durante 12 días.
«Yo sabía que mi esposo al llegar acá iba a estar en buenas manos, porque tengo buenas referencias del personal del materno infantil. Estoy muy agradecida. Que Dios los bendiga siempre. Muchas gracias» decía mientras reía y lloraba al mismo tiempo.
Mientras lo enfilaban a la salida, uno de sus médicos tratantes se acercó a él para decirle: «Te deseamos lo mejor. La verdad fue un reto para nosotros y para ti. Ojalá sigas adelante con lo que platicamos, tus metas. Para adelante y felicidades».
Benito y su esposa se alejaron del hospital. Dejaban atrás 12 días de zozobra, dolor y lucha. Adelante estaba el futuro, Benito, la había librado.

Deja un comentario

error: Todos los materiales publicados en este sitio están protegidos por las leyes de propiedad intelectual de México, lo cual no permite que los textos informativos, imágenes, material en audios o videos y logotipos que tienen Título de Registro de Marca ante el IMPI, sean reproducidos total o parcialmente en medios impresos, virtuales o electrónicos. Si desea hacer uso de lo aquí publicado deberá solicitar convenio de autorización al periódico. 9211798559 ó a: impactoinformativodelsur@gmail.com Muchas gracias.!!
A %d blogueros les gusta esto: