Actualidad de Impacto Coatzacoalcos

Por su fortaleza, esfuerzo y sacrificios Ángel Rafael Romero Rodríguez fue galardonado hoy con la medalla “Veracruz 2020”

Virginia Mejía Martínez/IIS

Coatzacoalcos, Ver.

Ángel Rafael Romero Rodríguez es un hombre de 40 años, con dos trabajos, dos hijas y una profesión.

Esos datos describen al hombre promedio, que cada día sale a buscar ganarse la vida. Pero en su caso, él arriesga la vida para salvar la de otros.

Licenciado en enfermería, Ángel es uno de los 70 trabajadores del sector salud, que fueron galardonados con la medalla Veracruz al mérito ciudadano 2020.

Su trabajo en el área de atención Covid del Hospital Regional de Coatzacoalcos, «Doctor Valentín Gómez Farías» y como comisionado en el Centro de Atención Médica Extendida -CAME- en Coatzacoalcos y en la clínica del ISSSTE, lo colocan en la llamada primera línea de atención contra el coronavirus.

Afirma que como Veracruzano y Mexicano es un orgullo recibir la distinción que entregó el gobierno, porque es un reconocimiento al esfuerzo y sacrificio del personal que lucha unido como equipo para salvar a las personas bajo su cuidado y cuya familia espera verlos regresar a casa.

Así que su mayor compromiso, es cumplir con la promesa de salvar vidas, como lo juró hace 15 años al graduarse en el 2005, «Para que todos regresemos a casa, los pacientes y nosotros».

LA LUCHA NO HA SIDO FÁCIL; EL COVID LE ARREBATÓ A SU PADRE  Y COMPAÑEROS DE TRABAJO

Reconoce que la lucha no es fácil, incluso le ha dejado recuerdos amargos como la muerte de su padre, Don Rafael Romero Pérez a quién el Covid se lo arrebató a los 75 años.

«Por el Covid he perdido amigos, compañeros, familiares…a mi padre» afirma con tristeza.

Pero la batalla es tan cruel, que lo llevó a combatir al Covid desde adentro, porque también se infectó del virus que lo mantuvo internado en terapia intensiva ocho largos días, aunque recuerda que el amor a su familia y saber que estaba «en casa» dónde sus compañeros lucharían con todo por salvarlo, le ayudó a no dejarse vencer.

Afirma que es triste estar ayudando a pacientes en el área de Covid, pues ya ingresados lo único que quieren es no morir para regresar a casa, por eso muchas veces leen cartas y reciben mensajes en sus propios teléfonos para los pacientes o hacen videollamadas, algunas de despedida.

«Vemos gente que no entiende como se contagió si no salían y se cuidaban, pero recibieron visitas y el hijo, el nieto iban de fiesta…por eso la gente ya debe aceptar que el virus existe y no debemos confiarnos, debemos cuidarnos» comenta.

Y aunque a estas alturas se sabe más del virus, el personal de salud no puede confiarse porque los pacientes parecen a punto de salir de hospital y algo de último momento provoca su muerte.

CADA PACIENTE HA DEJADO HUELLA EN ÁNGEL 

Es el caso de Don José de 78 años, a quién recuerda porque siempre lo saludaba con un gran brillo en sus ojos azules.

«Se despidió de mi como cada que terminaba mi turno y al día siguiente murió, él deseaba regresar a su casa, ver a su familia» recuerda con tristeza.

Porque a pesar que de los enfermeros y el resto del personal de salud reciben muchas críticas por su frialdad, despotismo y otros adjetivos, Ángel afirma que también lamentan y lloran cuando los pacientes pierden la batalla.

A la pregunta de por qué enfermero y no doctor, responde que alguna vez cruzó por su mente la otra opción, pero vestir el uniforme blanco y atender a los pacientes haciendo equipo con sus compañeros, es lo que llena su vida profesional.

LUCHAR CONTRA EL COVID ES SACRIFICAR A LA FAMILIA 

A nivel personal, luchar contra el Covid le significa sacrificar a su familia y el tiempo con sus dos hijas de 13 y seis años, anteponiendo la seguridad  a su deseo de estar con ellos, para que no contraigan el virus.

Y aunque parezca contradictorio es por ellos que regresa a salvar vidas, aunque reconoce que hay momentos que «se quiso bajar del tren», pero logró vencer el miedo porque recordó su juramento de salvar vidas, de lograr que otros regresen a casa.

Y es esa familia la que lo impulsa cada día a regresar al trabajo, dónde junto con su «otra» familia, hacen todo lo posible por rescatar a la gente de las garras del Covid.

Esta labor le valió recibir la medalla Veracruz al mérito ciudadano, lo que provocó mucha alegría y orgullo entre sus compañeros de trabajo, amigos, familia, pero en especial de sus dos hijas, que ahora tienen en su papá, a su propio héroe de carne y hueso.

NO ES TIEMPO DE CELEBRACIONES, PANDEMIA AÚN NO TERMINA 

Afirma que no es tiempo de celebrar sino de cuidarse. Por eso pide a la gente que no se confíe porque disminuyan los casos o el semáforo cambie. «Esto aún no termina, por eso es importante  seguirnos cuidando».

Como parte del sector salud, afirma que hay personal, infraestructura y equipos suficientes, además de un mayor conocimiento para mejorar la atención, pero se desconocen muchas cosas del virus y no está controlada la situación.

Indica que si bien el gobierno ha puesto de su parte y el sector salud también, son los ciudadanos quienes deben poner límites y respetar las medidas básicas de protección. 

Pero mientras eso sucede, Ángel seguirá entrando al área Covid. Venciendo sus miedos y parado en su fe.

Sabe que mientras viste ese pesado traje que lo protege, lo acompañan Dios y ahora también su padre, llevando a sus hijas en el corazón y con la firme convicción de hacer cumplir el juramento que hizo hace 15 años, para salvar vidas.

Agradece a todos el reconocimiento y afirma que lo hace extensivo a todo el personal de salud que como él, cada día se planta en la primera línea de batalla. 

Por último comparte una reflexión, nacida de sus experiencias frente al Covid 19.

Cuando lleguen a casa, díganle a su familia cuánto la aman, besen, abracen, digan ese «Te amo» que a lo mejor nunca han dicho, porque si algo nos enseñó este virus es que tenemos el hoy, pero no sabemos si habrá mañana».

Cabe mencionar que además de Ángel dos de sus compañeros en el Hospital Regional de Coatzacoalcos fueron galardonados; el médico urgenciólogo Carlos Alberto Lucio Santiago y la licenciada en enfermería con maestría en salud pública Viridiana Sixto González.

Deja un comentario

error: Todos los materiales publicados en este sitio están protegidos por las leyes de propiedad intelectual de México, lo cual no permite que los textos informativos, imágenes, material en audios o videos y logotipos que tienen Título de Registro de Marca ante el IMPI, sean reproducidos total o parcialmente en medios impresos, virtuales o electrónicos. Si desea hacer uso de lo aquí publicado deberá solicitar convenio de autorización al periódico. 9211798559 ó a: impactoinformativodelsur@gmail.com Muchas gracias.!!
A %d blogueros les gusta esto: