Actualidad de Impacto Coatzacoalcos Estatal Nacional Sección Especial

Doña Silvia encontró en los cactus, una oportunidad de sacar adelante a su hijo con discapacidad mental

Fluvio Cesar Martínez/IIS
Coatzacoalcos Ver, 16 de Julio del 2019.

La señora Silvia Aburto habita en la calle “Y” de la colonia Esfuerzo de los Hermanos del Trabajo, del Puerto de Coatzacoalcos. Es una mujer que por azares del destino se convirtió en madre de David (un adulto con discapacidad intelectual), a quien adoptó desde que nació.

Después del fallecimiento de su esposo, encontró en las cactus, una nueva forma de vida.

“Principalmente porque mi esposo estaba muy enfermo del corazón y dije que teníamos que ayudarlo; David me ayudaba e incluso le prestaba dinero a mi esposo de sus plantas”, nos dice la madre de casi 70 años de edad.

David, tiene 34 años y debido a la discapacidad intelectual depende de su madre a quien ayuda en el cuidado y venta de los nopales, “a hacer hoyos en las macetas, echar la tierra y palear la tierra”.

Por ello es que decidieron convertir la producción de cactus en un negocio local: “Y entonces le dije te voy a poner un puestecito de plantas y me dijo si mami y saca su mesa con su anuncio y sus alabanzas, porque es cristiano y si vende”.

«MADRE E HIJO ENFERMOS»

Doña Silvia padece de diabetes, osteoporosis y empieza a perder la vista, lo cual ha complicado más la situación para ellos, debido a que su esposo falleció el pasado 20 de mayo y los dejó desamparados.

“Mi esposo era mecánico y pues murió pero no nos dieron nada, y nos dejó deudas que tenemos que pagar; y pues esa situación hizo que me enfermará más, y a veces ya no veo los ojos de las personas”, nos cuenta en el interior de su hogar.

Dice que es complicado realizar sus actividades y trabajar, pero eso no la detiene, pues sabe que es el único apoyo que tiene David y luchar incansablemente para brindarle lo que necesita.

Ocupan el dinero que ganan vendiendo cactus, para la “comida, pagamos teléfono y agua; sobre todo comida y como ahora que se me enfermó, me salió carito David, y pues ahí vamos guardando y guardando monedas”.

“UNA COQUITA Y UNAS PAPITAS”

Tienen en su jardín del segundo piso de la casa, más de 200 cactus y plantas, que después de alcanzar un buen tamaño, son colocadas en una mesa afuera de su hogar disponibles a la venta, que muy contento atiende su hijo.

Un letrero con algunas correcciones en la ortografía, está colocado en la puerta de su hogar, por lo que para sus vecinos es común ver a David, cada mañana como saca y ofrece los nopales.

El costo por cada uno varía según el tipo y tamaño.

Luchan juntos y nunca se separan. No piden regalías, sólo que las personas acudan a comprar los cactus que ofrecen:

Pues con lo que ganan, David se compra “papitas y me compro una coquita”.

Si usted quiere apoyarles, solo acuda a su domicilio a comprar la planta que más le guste, ubicado en la calle “Y número 217, de la colonia Esfuerzo de los Hermanos del Trabajo”, en Coatzacoalcos.

Deja un comentario

error: Todos los materiales publicados en este sitio están protegidos por las leyes de propiedad intelectual de México, lo cual no permite que los textos informativos, imágenes, material en audios o videos y logotipos que tienen Título de Registro de Marca ante el IMPI, sean reproducidos total o parcialmente en medios impresos, virtuales o electrónicos. Si desea hacer uso de lo aquí publicado deberá solicitar convenio de autorización al periódico. 9211798559 ó a: impactoinformativodelsur@gmail.com Muchas gracias.!!
A %d blogueros les gusta esto: