Actualidad de Impacto

Acusan a la Fiscalía de desaparecer evidencias de carpetas de investigación; docente pide juicio político a Jorge Winckler

baruch

Nadia Ivette Córdoba Lagunes/IIS

Coatzacoalcos, ver.

Marcos Josafat Grajeda Hernandez padre de Baruch Grajeda García, joven desaparecido desde el 2016, acusó a la Fiscalía General del Estado de desaparecer evidencias de la carpeta de investigación UIPJ/DJ-XVII-F1 872 2016.

En rueda de prensa, Marcos Josafat de profesión docente, relató que el 11 de julio del año 2016, entre 6 y 8 personas armadas que se identificaron como Policias Federales ingresaron al domicilio de su hijo en el puerto de Veracruz,  lugar donde radicaba al laborar en la jurisdicción Sanitaria de aquel municipio,  para llevárselo a él y a uno de sus primos de nombre Francisco Javier Vargas García con rumbo desconocido, sin que hasta el momento se tenga noticias de su paradero.

Los supuestos Policías amagaron a los familiares presentes, tirándolos al piso  y justificando el ingreso al domicilio con una “orden de aprehensión”.

Después de implorar ser escuchados y solicitar información en diversas instancias, los padres de Baruch pidieron a un familiar levantar la denuncia ante la Fiscal I del Distrito XVII, pero fue hasta un año y medio después cuando la Fiscalía los citó para declarar sobre los hechos, incumpliendo ciertos protocolos de atención para estos casos.

Aunado a lo anterior, denunció irregularidades en la carpeta de investigación, ya que “misteriosamente”, desaparecieron evidencias otorgadas por una institución educativa que se ubica a un lado del domicilio donde ocurrieron los hechos.

“Hay desaparición de evidencias por parte de la FGE , un ejemplo claro fue la desaparición de un disco de seguridad que ellos habían solicitado a la UNIMEX, la Universidad de México que se encuentra pegada al domicilio donde fue sustraído mi hijo y que se habían enviado a Xalapa, a Periciales, resultando que cuando los regresaron, curiosamente o misteriosamente, el disco correspondiente a la cámara de seguridad que estaba pegada a nuestro domicilio desapareció; a caja venía vacía y como esas ha habido muchas irregularidades en mi carpeta”, indicó.

Recordó que en 2017, las autoridades estatales anunciaron  que su hijo y sobrino habrían aparecido en un predio -Arbolillo-, donde se localizaron fosas con 47 cuerpos, versión que desmiente, pues sus familiares continúan en calidad de desaparecidos.

Por lo anterior-dijo-, se vio en la necesidad de promover un juicio de amparo con registro 74/2018 por presuntas violaciones a los derechos humanos del suscrito y su familia.

El padre del joven desaparecido hizo un llamado al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez  y al Secretario de Gobierno Erick Cisneros Burgos, se investigue este hecho además de que sea la Procuraduría General de la República, la instancia que atraiga los casos de desaparecidos en Veracruz.

Así mismo pidió la renuncia del Fiscal General Jorge Winckler Ortíz  y con las pruebas en su poder, juicio político para quien hasta momento dirige la FGE.

Denunció haber sido víctima de intimidaciones para evitar hacer publico este caso, por lo que también responsabilizó a Winckler Ortíz, a Marcos Even Fiscal Anticorrupción, a Luis Eduardo Coronel Fiscal de Desaparecidos y a sus Agentes Detectives de la Policía Ministerial, de lo que le pueda ocurrir a él, a sus familiares y abogados.

Deja un comentario