Actualidad de Impacto

Desmantela UECS campamento de secuestradores

 

Ignacio Carvajal/IIS

Colaboración especial

A espaldas de complejo Pajaritos, a menos de 500 metros de un puesto de revisión del Ejército Mexicano, una célula de secuestradores ligados a y cártel local, esparcían el terror el miedo con total impunidad.

El fin de este grupo llegó la noche del martes, cuando elementos de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS), de la zona sur del estado, los detectaron.
En el operativo se logró la captura de tres de los presuntos secuestradores y la liberación de una víctima.

Un jubilado de Petróleos Mexicanos que había sido privado de su libertad hace justamente una semana, en Nanchital.

Bajo grandes árboles, en medio de la naturaleza, entre el monte, donde abundan los moscos y el calor se siente sin atenuantes, el adulto mayor pasó la peor semana se su vida cautivo por un grupo de delincuentes. Dos de los detenidos son del estado de Tabasco y otro es de Coatzacoalcos, se sabe.

Fuentes allegadas al caso, confirmaron el éxito del operativo con la liberación de la víctima.
La noche del martes, los sujetos fueron detectados gracias al trabajo de inteligencia del personal de la UECS, que realizaron el operativo sin causar bajas y logrando la recuperación de la víctima.

El operativo inició en la zona de complejos de Coatzacoalcos, cerca de Pajaritos. Los agresores, al verse descubiertos, lanzaron disparos contra el personal de la Fiscalía, que pudo repelerlos y someterlos, igualmente, recuperar al jubilado.

Durante el operativo, uno de los tres detenidos, presuntamente el jefe de la célula, resultó lesionado cuando intentaba repeler a las fuerzas del orden y tuvo que ser canalizado a urgencias, donde permanece hospitalizado. Se desconoce hasta el momento sus identidades, sólo trascendió que forman parte de un grupo delictivo. También se aseguró armas y dos vehículos con reporte de robo.

CAMPAMENTO

El lugar donde los criminales mantenían cautivas a sus víctimas, según fuentes allegadas al caso, es un campamento que fue localizado a unos metros de una base del Ejército Mexicano que están de base en los complejos.

El sitio se ubica en medio del monte y grandes árboles, a un costado de la Avenida Nueve, en el bulevar intercomplejos Morelos.

La avenida, se comenta, se encuentra completamente destrozada, pese a que es una ruta de escape ante posibles emergencias en las factorías, lo que facilitó la operación de este grupo.

Por el área es poca la circulación de unidades, de hecho, muy poco se ve al personal de vigilancia privada que opera en el parque industrial, los de vigilancia física de Pemex así como el Ejército mexicano tampoco se ven.

En el campamento se mira la maleza desgastada, hay brechas que cruzan la cañada que está a espaldas de un fraccionamiento de trabajadores de Pemex. Se encuentra muy cerca de la Villa de Allende, así como de Rabón Grande.

Se trata de una zona de monte dentro de los terrenos de Petróleos Mexicanos en donde no hay mantenimiento para los caminos, que al igual sirven de rutas de escape. Ahora los trabajadores de esta empresa no pueden estar tranquilos en sus trabajos, ante la falta de rutas de escape adecuadas, a esto se suma la existencia de estos grande pedazos de monte y cañadas propicias para los secuestradores.

A mediados de febrero pasado, las autoridades localizaron un campamento similar entre Ixhuatlán del Sureste y Moloacán. El personal de la Fiscalía encontró el sitio gracias al testimonio de un miembro de la banda Zetas Vieja Escuela, quien dio a conocer donde se localizaba una fosa de la cual exhumaron cinco víctimas.

Dias después, el sitio fue peinado por las autoridades y encontraron restos óseos de tres personas más. En diciembre también se localizó un campamento parecido sobre la carretera Coatza-Minatitlán, vía Canticas.

Se trata de lugares en medio del monte, pero muy cerca de carreteras y ríos donde los delincuentes tienen a su favor rutas para escapar entre la maleza si son descubiertos por la policía, “ellos han encontrado que es más viable el monte que la casa de seguridad, ahí es más
fácil detenerlos o mueren en enfrentamientos evitando ser cautivos”, dice una fuente allegada al caso que pide anonimato.

En un recorrido por el área, se encontraron pedazos de cable pelados, sin cobre, restos de basura y un área donde los maleantes colocaban un plástico para cubrirse de la lluvia. Hay brechas de entrada por la Avenida Nueve y de salida, en medio del monte, que salen a las vías del ferrocarril que cruza por los complejos.

Coatzacoalcos y Minatitlán, en el sureste mexicano, son de las ciudades con mayores índices de secuestro, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. En lo que va del año, Veracruz presenta 38 denuncias por secuestro, lo que lo pone entre los estados con más denuncias, aunque el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares ha afirmado que el delito está siendo enfrentado con decisión. La semana pasada, durante la reunión del Grupo de Coordinación Veracruz, reconoció la labor del personal de la UECS del la Fiscalía General del estado, a quienes atribuyó duros golpes a las bandas de secuestradores.

 

Deja un comentario