Actualidad de Impacto

Escándalos narco-políticos minimizan a víctimas del crimen organizado en Veracruz

Avisack Douglas/IIS

Xalapa, Ver.- En 2016, el diputado federal priista, Tarek Abdalá Saad fue vinculado al presunto líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJGN), Francisco Navarrete Serna en la zona de Tierra Blanca; mientras que éste 2017 es el senador panista Fernando Yunes Márquez y los hermanos Roberto y José Antonio Chaga Nacif, presidente del Partido Verde Ecologista de México y regidor sexto del ayuntamiento de Coatzacoalcos por el mismo grupo político, los ligados al supuesto jefe de los zetas en la zona sur, Hernán Martínez Zavaleta (el comandante H).

El 11 de enero de 2016, la desaparición forzada en Tierra Blanca de cinco jóvenes oriundos y vecinos de Playa Vicente, conmocionó al país; Susana Tapia Garibo, José Benítez de la O, Mario Arturo Orozco Sánchez, Alfredo González Díaz y Bernardo Benítez Arroniz de 16, 24,27, 25 y 25 años de edad respectivamente, fueron levantados por policías estatales al mando del delegado Marcos Conde Hernández.

Tras la desaparición y el movimiento de los padres de las víctimas, la FGE en ese entonces a cargo de Luis Ángel Bravo Contreras, encabezó las acciones de búsqueda de los responsables; los primeros en caer, fueron 8 policías estatales, junto con su delegado Conde Hernández; de dónde surgió la información que los jóvenes habían sido torturados, cercenados y triturados en un molido de caña en el rancho El Limón en Tlalixcoyan, propiedad de Francisco Navarrete Serna.

desaparecidos TBEl 24 de enero de ese mismo año; el Gobierno Federal se atribuye la captura de Navarrete Serna junto con su hijo José Francisco Navarrete Abraham y otra persona de nombre Junior Alarcón Valerio; se difundió que mediante operativo habían logrado el aseguramiento del líder del CJNG en Tierra Blanca y que tenían en su poder armas de asalto; al dictar formal prisión a Navarrete Serna se la atribuye la autoría intelectual del multi-homicidio; aunque horas después, Sara Abraham esposa de Francisco Navarrete encabezó protestas para difundir que fue realmente la policía estatal la que con engaños y utilizando a su hijo apresó al supuesto narco en la vía pública, de lo cual mostró algunos videos tomados con celulares.

La captura de Navarrete Serna, sirvió al medio político, pues inmediatamente salieron a la luz, fotografías del supuesto líder del CJNG con el diputado federal priista Tarek Abdalá Saad, amigo y colaborador cercano de Fidel Herrera y Javier Duarte de Ochoa; el legislador argumentó que las imágenes correspondían a su campaña política y que no se podía negar a tomarse fotos con la gente que lo saludaba, además de que no preguntaba a que se dedicaban antes de acceder a la fotografía.

“El nexo entre gobierno, PRI y narcotráfico en Veracruz queda plenamente confirmado”, sostuvo el senador Fernando Yunes Márquez a principios de febrero del año pasado, cuando los grupos políticos contrarios al PRI se unían a través de las cámaras legislativas para exigir el desafuero de Abdalá Saad, toda vez que las fotografías con Navarrete Serna, eran claras para involucrar al diputado con el crimen organizado, decían principalmente los panistas.

Éste 2017, el 24 de junio en Coatzacoalcos, en medio de una ola de ejecuciones; Guadalupe, Daniel, Ángel y Joselin de 6,5,4 y 3 años de edad respectivamente fueron acribillados en el interior de su vivienda junto con sus padres Clemente Martínez Martínez y Martidiana Pech, éste fue otro acontecimiento que conmocionó al Estado veracruzano; los motivos según la misma versión del gobernador Yunes Linares, fue el crimen organizado, pues el padre de los infantes habría participado en el homicidio de un integrante del grupo delincuencial los zetas en Coatzacoalcos unas horas antes.

niños

De éste hecho, derivaron; la destitución del director de servicios periciales y el fiscal regional de Coatzacoalcos, así como la detención de Hernán Martínez Zavaleta, (comandante H) supuesto líder del grupo delincuencial los zetas en la zona sur con base en Coatzacoalcos y autor intelectual del asesinato de los infantes y sus papás. Horas después de ésta captura; la SSPE y la FGE activaron los protocolos correspondientes que recayó en la clausura de establecimientos comerciales propiedad de el presunto narco líder.

Los establecimientos operaban mediante prestanombres, entre ellos, los dos integrantes de la familia Chagra Nacif, quienes al igual que otros empresarios, funcionarios públicos del nivel local, estatal y federal, así como políticos, aparecen en innumerables fotografías con el comandante H; Miguel Ángel Yunes Linares dijo que ello, era motivo suficiente para que los personajes fotografiados con el H y los prestanombres principalmente, sean investigados por presuntos nexos con el crimen organizado.

Pero la captura del presunto líder de los zetas, también ha sido aprovechada por los detractores políticos del gobernador Yunes Linares, pues de la misma forma en que ocurrió con Tarek Abdalá; este inicio se semana, comenzaron a filtrarse fotografías de su hijo, el senador Fernando Yunes Márquez en pleno convivio con el comandante H en el municipio de Cosoleacaque; el año pasado.

La versión es que, dicho evento corresponde a una comida que el comandante H, patrocinó a través del delegado de tránsito en esa localidad, Félix López Mora, para el entonces candidato a la gubernatura por el PAN-PRD, es decir, Miguel Ángel Yunes Linares, pero que presuntamente por razones de agenda, no pudo asistir y en su representación, envió a Fernando, quien según consta en gráficas y videos regados por las redes sociales, se le observa ofreciendo un discurso político y minutos después en charla en una mesa redonda con López Mora, Martínez Zavañeta el H y otras personas más invitadas al evento.

El argumento de la gente cercana a los Yunes panistas, es que, se trató de un evento público, al que asistió cualquier tipo de gente y que no preguntaron a que se dedicaba cada uno para dejarlo ingresar al convivio; por lo que el senador, hijo del Gobernador, desconocía la presencia del H, así como sus presuntas ocupaciones delincuenciales.

En 2016, se dijo que Francisco Navarrete, era operador político del PRI, que aportaba económicamente a las campañas electorales y además que servía como “oreja” al gobierno de Javier Duarte de Ochoa para conocer información precisa de adversarios que intentaran entorpecer las actividades de Duarte de Ochoa y Arturo Bermúdez Zurita en ese entonces titular de la SSPE.

Mientras que éste 2017, la información que arrojan es que Hernán Martínez, además de posicionarse entre el gremio empresarial de Coatzacoalcos y su región, también subsidió varias campañas políticas tanto de la línea del PRI como del PAN en varias localidades de la zona sur.

Lo cierto es que mientras políticamente aprovechan las detenciones de los supuestos líderes del crimen organizado en la entidad para las llamadas “guerras sucias” rumbo a la gubernatura del 2018; a las víctimas mortales de éstos grupos delincuenciales no se les ha hecho la debida justicia y tampoco se ha garantizado la seguridad para sus respectivas familias, como tampoco para el resto de los veracruzanos, esos a los que dentro de algunas semanas, visitarán para solicitarles el voto.

Fotos de Versiones.com y redes sociales.

Deja un comentario