Actualidad de Impacto

Levantan muralla para confinar el predio de los coyotes en Coatzacoalcos

Gerardo Islas/IIS

Un muro fue construido para delimitar el predio conocido como “Duna Coyotes”, dejando confinada a la manada de coyotes y otras especies silvestres que por décadas permanecieron en ese refugio natural a pesar del crecimiento urbano de Coatzacoalcos.

La muralla se levantó a un costado del Fraccionamiento Paraíso al poniente de la ciudad en el malecón costero, en varios puntos pueden leerse las leyendas amenazantes del propietario del terreno “Propiedad Privada, Prohibido el paso”, en referencia al episodio registrado el pasado mes de marzo cuando un grupo de animalistas irrumpió para bloquear la maquinaria pesada que en esos momentos realizaba la destrucción del reducto natural.

Duna Coyotes condenada a desaparecer en Coatzacoalcos, ganó el dinero, los intereses y la apatía ciudadana

“Duna Coyotes” es un verdadero ecosistema de 10 hectáreas que pudo sobrevivir dentro de la mancha urbana de Coatzacoalcos, donde su principal atractivo ha sido la presencia de coyotes silvestres, todo tipo de mamíferos, reptiles y aves migratorias.

En un primer momento, en el 2016, agrupaciones dedicadas a proteger el medio ambiente y los animales interpusieron una querella ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) denunciando la intención de un particular para destruir el ecosistema donde se confirmó que habita una manada de coyotes integrada por una veintena de esos ejemplares.

Fue entonces que la Profepa intervino en marzo del 2016 colocando sellos de clausura en la obra hasta en dos ocasiones, impidiendo que ingresara maquinaria o cualquier otra persona con intenciones de devastar la vegetación y los animales.

Sin embargo en los primeros meses del presente año de 2017, reiniciaron los trabajos en ese predio de diez hectáreas, presentándose los apoderados legales del propietario del mismo exhibiendo los permisos liberados para poder hacer uso del lugar con la finalidad de urbanizarlo.

muro coyotes

Los grupos de animalistas nuevamente opusieron resistencia que tuvo su punto más álgido en pleno Día de la Primavera, el 21 de marzo cuando al percatarse de que la vegetación y el santuario de aves y coyotes empezó a ser destruido por las máquinas bulldozer, se colocaron frente a las mismas en una desesperada acción por frenar el ecocidio.

Una semana después y por presiones legales así como por la falta de apoyo de las autoridades y de la ciudadanía en general, los activistas tuvieron que acceder y permitir que el propietario tomara posesión de “Duna Coyotes”.

En ese momento -21 de marzo- se firmó una minuta en la que se hacían supuestos compromisos de los dueños del terreno y del municipio para realizar acciones encaminadas a proteger a los coyotes y las especies que se encuentran en ese refugio natural.

Se tendría que haber rescatado con la intervención de especialistas a los animales así como a las plantas para ser llevados a otro entorno similar, sin embargo ninguno de estos compromisos se ha visto cristalizado y el predio “Duna Coyotes” ya se encuentra amurallado y listo para ser devastado lejos de la mirada de los ciudadanos.

Deja un comentario