Actualidad de Impacto

Delincuentes utilizan taxi para cometer asaltos en Nanchital

Redacción/IIS

Foto: Agencias

Habitantes de la Colonia Candelaria perteneciente al municipio de Nanchital han sufrido una serie de robos en los que participan tres sujetos armados quienes se trasladan libremente en un taxi de esa localidad.

Los delincuentes operan de manera impune sin que las autoridades municipales ni de Seguridad Pública haga caso a los constantes llamados que han realizado las víctimas para señalar la presencia de esas personas.

La manera de operar es la siguiente: el taxi se acerca a un comercio cualquiera de la colonia Candelaria donde descienden los hombres armados, la unidad de alquiler parte de inmediato hacia otro punto mientras los sujetos se introducen rápidamente al local donde amagan a los encargados y clientes, para posteriormente darse a la fuga sin que nadie pueda detenerlos o identificarlos.

Los asaltos los cometen con lujo de violencia intimidando a sus víctimas; se reporta que de igual manera se han registrado robos en casas particulares.

Conforme al reporte de los agobiados vecinos de la Colonia Candelaria -una de las más agobiadas por la delincuencia- se dio a conocer que no hay respuesta de la autoridad municipal a sus llamados mientras que los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública simplemente brillan por su ausencia en ese sector de Nanchital.

1 reply »

  1. Claro, es la manera de tener un camuflaje, en taxis. Lo increíble es que las fuerzas armadas y policiacas lo saben desde hace tres años en que comenzó este modo de operar de los malnacidos. Suena preocupante y se presta a malos pensamientos, que las fuerzas armadas y policiacas no revisen al azar y todo el día a los ocupantes de los taxis. Noto por las noticiad, que la mayoría de los actos crimibales se dan de 7 de la mañana a las 6:30 de la tarde. Entonces, con un poco de inteligencia se puede aminorar este problema. A no ser que exista una cuota diaria, que se deba entregar a quién sabe quien. HENM …marchemos por la senda de la gloria…

Deja un comentario